reduccionismo como algo empírico

…como resultado de la experiencia, mas y mas fenómenos de la naturaleza se explican con menos y menos leyes… los ejemplos son tantos y en tantas áreas que no se pueden enunciar en una entrada (razonable) de un blog. La astrofísica, la geología, la biología, la mecánica, la física cuántica.

Pongamos el ejemplo de la electricidad y del magnetismo, donde inicialmente arrancan como fenómenos diferentes, donde Oersted los entrelaza con sus experimentos de circuitos y brújulas, donde Maxwell los une casi definitivamente con su sistema de ecuaciones y donde finalmente y gracias a la relatividad nos damos cuenta de que el magnetismo, lejos de ser un fenómeno distinto o incluso complementario… es sencillamente la parte relativista de la electricidad.

Otro ejemplo clásico es el caso de Newton deduciendo de las leyes de Kepler sobre los planetas las leyes de la interacción gravitatoria de “toda la materia”, desarrollando el método para calcular las trayectorias de las balas de los cañones, o el desarrollo de las mareas mediante el cálculo gravitacional de la luna sobre las masas de agua.

Hoy podemos decir que la física cuántica describe la totalidad de la química… explica a ésta segunda como un segundo anillo del conocimiento humano.

Física, química, biología, sistema nervioso central (cerebro)… y el resto de las ciencias sociales como consecuencia de éstas anteriores. Hoy tenemos una cadena de bloques o cuerpos de conocimiento que engarzan unos con otros.

reduccionismo

Reduccionismo… interpretando a la lógica y a la matemática como el formalismo de la ciencia.

En todo este continuum de conocimientos no están todos los eslabones, existen algunas lagunas. Además de estas lagunas, existe una razón de capacidad de cálculo muy importante y de capacidad de experimentación también, de manera que no todos los fenómenos son perfectamente predecibles y no todo lo que se puede hacer somos capaces de predecirlo. Sin embargo hay una fuerte evidencia de que unas leyes se apoyan en otras como ramas de un mismo árbol que, suponemos, tiene un único tronco.

La física parece el tronco de ese árbol, y la física teórica su raíz. Tenemos así un cuerpo teórico que, suponemos (por evidencias experimentales históricas), reúne aquellas leyes de donde surgen todos los fenómenos posibles que se generan en la Naturaleza.

El reduccionismo no obedece a una “creencia” sino que es la consecuencia racional de la experiencia científica. No será compartido por todo el mundo, pero sin lugar a dudas es la tendencia dominante de lo que suele calificarse como “comunidad científica”.

El sueño de llegar a un conjunto (o incluso a una) ecuación fundamental es otra historia, pues lo lejos o cerca que estemos de éstas es un tema muy especulativo y además, la experiencia nos dice que han sido varios los destacados científicos en la historia que han creído tener el “set” definitivo de leyes necesario para describir la totalidad de la Naturaleza. Pierre-Simon Laplace es el mas conocido de ellos.

Siempre pueden surgir nuevos fenómenos no observados hasta ahora, y por otro lado es muy difícil de valorar la dificultad de unificar conceptos. Puede ser que para unificar dos conceptos tan “parecidos” como son las dos fuerzas de la electricidad y de la gravedad, sea necesario el replantearse cuestiones como la existencia del espacio, o los universos paralelos, la misma causalidad es hoy día un concepto etéreo en la descripción de la física cuántica. El hecho de que en este blog no seamos partidarios de estas dos descripciones (universos paralelos y amplitud de probabilidad no causal) no significa que éstas no sean candidatas necesarias para una unificación de los procesos de la Naturaleza.

 La descripción de las partículas del modelo estándar (bosón de Higgs incluido) no representa mas que una pequeña muestra de esta unificación, ya que solo logra completar la teoría del llamado Modelo Estándar que es una teoría a cerca de los elementos básicos de las partículas. No relata la relación entre las fuerzas eléctricas y gravitacionales ni desarrolla un nexo entre la física clásica y la física cuántica que es donde está la esencia del problema actual de unificación de la ciencia física.

La frontera que existe actualmente entre lo que llamamos física clásica (Newton y Einstein básicamente) y la física cuántica es un abismo insondable… los fenómenos de lo grande y de lo pequeño se rigen por leyes no solo distintas, sino absolutamente incompatibles entre sí. Este es uno de los misterios mejor guardados a nuestro conocimiento y, por ahora, no parece que hallamos dado con las claves para poder desentrañarlo.

…una explicación a la dualidad e indeterminación de las partículas sin estructura (fotón y electrón) y la frontera entre el electrón como partícula y como onda en el átomo, es decir, el equilibrio del átomo son las asignaturas pendientes de la física para pasar de los dos formalismos actuales a uno único que satisfaga las necesidades de predicción de lo muy grande y de lo muy pequeño. Sin embargo desconocemos la profundidad de los pasos a dar para dejar de tener esa “frontera” entre lo cásico y lo cuántico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en posts sobre la teoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a reduccionismo como algo empírico

  1. El reduccionismo es imprescindible para afrontar el análisis de sistemas complejos, es decir, con gran número de variables y con bajo grado de parametrización de las mismas. La filosofía del divide y vencerás es realmente útil y a veces imprescindible.
    Pero el afán de unificación que ha habido prácticamente desde el origen de las ciencias no es una relación directa del reduccionismo.
    Si tratamos de minimizar los parámetros de definición de una teoría corremos el riesgo de obviar la complejidad intrínseca a la mayoría de los sistemas, llevándonos a obtener soluciones que de puro simple son inútiles.
    Por lo tanto, en mi opinión el reduccionismo es útil en el momento adecuado y en las dosis adecuadas…¿Cómo lo ves?
    Saludos

  2. El reduccionismi es imprescindible para afrontar el análisis de sistemas complejos, es decir, con gran número de variables y con bajo grado de parametrización de las mismas. La filosofía del divide y vencerás es realmente útil y a veces imprescindible.
    Pero el afán de unificación que ha habido prácticamente desde el origen de las ciencias no es una relación directa del reduccionismo.
    Si tratamos de minimizar los parámetros de definición de una teoría corremos el riesgo de obviar la complejidad intrínseca a la mayoría de los sistemas, llevándonos a obtener soluciones que de puro simple son inútiles.
    Por lo tanto, en mi opinión el reduccionismo es útil en el momento adecuado y en las dosis adecuadas…¿Cómo lo ves?
    Saludos

    • iiignacio dijo:

      Efectivamente, la complejidad hace que el sentido de las cosas cambie, o incluso que se generen nuevos conceptos que a la postre sean los importantes…la física teórica no creo que sea la solución de todo… pero pone las bases para entender como se generan los fenómenos de la naturaleza.

      Lo que ocurre es que esas leyes fundamentales son para mi un tema del que no puedo prescindir… no se si afurtunada o desgraciadamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s