la velocidad de la luz como paradoja

Creo que la velocidad de la luz es finita e infinita a un tiempo:

  • es finita al tener un valor concreto (3E8 ms-1)
  • pero la relatividad y la contundencia de sus cálculos le dan ese carácter infinito que tiene… cualquier cosa al acercarse a ésta se deforma, pudiendo multiplicarse sin fin.

Así tenemos que la masa aumenta según nos acerquemos a velocidades relativistas, lo mismo que el tiempo o que la distancias de las cosas.

Tenemos que la energía necesaria para poner un electrón a la velocidad lumínica es precisamente “infinita”.

La condición de finitud e infinitud de dicha velocidad es una paradoja de nuestro universo… aunque no la única. Como he referenciado en alguna ocasión, la propia circunferencia es un oxímoron: es una trayectoria que hace a un cuerpo alejarse de un punto cualquiera de ella, mientras que se acerca a éste de la misma. Es así de tal manera, que Aristóteles la llamó “única trayectoria continua” (Física de Aristóteles)

Creo que nuestro universo tiene varias paradojas con la que nos tenemos que “entender” para describirlo y analizarlo. A las expresadas de la velocidad de la luz y de la circunferencia, casualmente la trayectoria de las órbitas…(o derivada de ésta como es la elipse), hemos de sumar la de los polos eléctricos cuya única característica diferencial es su inversibilidad… quizá digna de una capacidad creadora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en posts sobre la teoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s