pensamiento caótico

el pensador (Rodin)

el pensador de Rodin

Que es la inteligencia… mas allá de ser un atributo de nuestra especie y de poder ser medida (esto último con ciertas restricciones y sesgos) y mas allá de saber que su soporte físico es el cerebro y las neuronas que lo habitan. Cual es su naturaleza íntima ?

Respuestas hay muchas, pero de todas ellas mi preferida es la “capacidad asociativa ociosa”: caos, quizá por lo sencillo y descriptivo, además de la metáfora que conlleva el hecho de que lo mas valioso de nuestra especie, la razón de nuestra capacidad para dominar el mundo (sic) es, precisamente, una capacidad ociosa o sobrante.

tintes de Ramon y Cajal sobre neuronas

tintes de Ramón y Cajal

Sabemos que la manera de actuar del cerebro es realizar conexiones entre las neuronas, unas con carácter temporal y otras con carácter mas a largo plazo, mediante los neurotransmisores, calcio, y otros mecanismos químicos, todo ello apoyado por el sistema de intendencia de las células de glía. Pero estos mecanismos los tienen todos los seres vivos con sistema nervioso central… que nos diferencia de ellos.

Es mi opinión pensar que hay una razón de cantidad que desemboca en una de calidad como el origen de nuestra inteligencia.

telencéfalo humano

telencéfalo humano

Cada parte del cerebro tiene una función concreta: motora, visión, cerebro lìmbico, etc… pero que ocurre si en unas pocas generaciones este cerebro crece multiplicándose por dos o por tres (neocórtex humano). Este cerebro nuevo no encontrará aplicaciones a que dedicarse, ya que las necesidades tradicionales de moverse, de ver y de manejar el resto de los sentidos, los instintos, etc., están ya funcionando correcta y suficientemente.

Todo cerebro, incluso el de los animales, tiene una parte del mismo sin aplicación concreta o parte de libre asociación, es esa parte del cerebro que nos ayuda a tomar decisiones sobre el terreno, esa parte que nos hace adaptativos al entorno: nos hace flexibles.

cerebros animales

desarrollo de cerebros animales

Esa parte de libre asociación adoptará a ese “cerebro nuevo” (o telencéfalo), aumentando muy significativamente dicha capacidad de asociación… creo que esto es la inteligencia humana. Ocurre que el neocórtex multiplica la capacidad craneal que además en el homo sapiens ya había aumentado muy significativamente respecto a nuestros parientes los simios. Además, la aparición de nuevos desarrollos craneales como la parte prefrontal que si tienen los sapiens y no los Neandertales puede provocar que esa capacidad asociativa adopte alguna función específica o de especialización, dado el exceso de capacidad asociativa “tradicional”, tal parece ser el caso de la función desarrollada en esta parte prefrontal dedicada a la consciencia: autoevaluación. Como vemos en la lámina de la derecha, el desarrollo en los humanos es significativamente mas grande que en el resto de los animales, incluidos los simios. Y como veremos a continuación, hay una gota que es la que desborda el vaso…

balanza desaquilibrada

balanza vencida hacia una de las opciones... simetría rota !

Si la parte asociativa del cerebro (sin especificación concreta) de los animales es una pequeña zona, ahora pasa a ser “la zona de mayor tamaño”, este cambio del “peso” de cada parte del cerebro, al ser tan drástica deja de ser algo meramente de cantidad para pasar a ser una nueva cualidad… pasando de lo cuantitativo a lo cualitativo. Además parece ser que en la parte prefrontal del cerebro humano tiene menor número de neuronas, que dejan espacio para un mayor número de sinapsis… capacidad asociativa en estado puro. El hombre tiene una simetría rota un desbalance o una inclinación irrefrenable hacia lo que es el pensamiento, o si se quiere, hacia la curiosidad: alma mater de la inteligencia.

curiosidad innata

curiosidad... espuela del conocimiento !

Creo que tenemos un cerebro que, en su mayor parte se dedica a pensar y es esto y no otra cosa, lo que le da al homo sapiens su característica principal.

Lo ocioso hace del hombre un ser nuevo, donde la curiosidad o parte distraída de su personalidad es preponderante del resto. Somos curiosos, nos gusta lo nuevo, tenemos una enorme capacidad de adaptación… navegamos bien en la frustración, somos yonquis de los retos.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en ciencia, filosofía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s